Madres aguantando desmadres

Llega el día en que, por amor a tus hijxs, te conviertes en un monje zen sin siquiera habértelo propuesto.

gif

Los días pasan volando, no alcanzan las horas, sin embargo, en el momento en que nos juntamos madres y padres en la puerta del cole, se para el tiempo, pero los latidos se aceleran, las conversaciones incómodas se apoderan de nuestras vidas y comienza la hora de las lecciones de "cómo ser una buena madre".


A ver… soy una persona bastante sociable (bueno, depende con quién quizás no tanto😜), pero por lo general, me gusta ser amable con la familia de lxs compañerxs de mis tres hijas, sobre todo de lxs niñxs que son más afines a ellas. Pero es aquí cuando comienza el pánico escénico, y lo describo así porque es una sensación muy parecida a la que tengo antes de salir al escenario.


Te acercas, o se te acercan las madres, nos saludamos atentamente y de a poco va surgiendo algo de confianza como para entablar alguna conversación y contar ciertas cosas de nuestras vidas. Es entonces cuando hay que abrir el paraguas, porque comienzan a llover cientos de opiniones (que por cierto, nadie pidió) y lecciones de cómo criar correctamente a nuestrxs hijxs. Todo esto se sobrelleva bastante bien si nadie se sobrepasa, incluso suelen nacer bellas amistades en esos maternoencuentros, pero… siempre aparece esa madre que se extralimita, y no solo con una simple opinión, sino con tremendos juicios morales.

Pues ¡felicítate! te has convertido en Buda y no te habías enterado.


Pero ¿cuánto tiempo dura este estado de elevación del ser, en el que te aguantas las ganas de mandar a la ¡🤬!… a dar un paseo, a esa desubicada que te está diciendo de todas las maneras indirectas posibles, que eres una mala madre? A mí me dura hasta el preciado momento en que puedo hacer mi blog-catarsis.



El último episodio con una de las reinas de la maternidad fue el siguiente: resulta que dejar ver algunos videos de TiK ToK a tus hijas de diez y ocho años ¡¡¡es un sacrilegio!!!, y a la desubicada de siempre se le ocurre dar lecciones sobre el tema, escribiendo en el grupo de WhatsApp que has hecho para informar a las madres sobre el cumpleaños de tu pequeña. En dicho grupo aparece la invitación, que con mucha ilusión le diseñé a mi bellísima niña, la cual lleva el logo de la app en cuestión y una foto de ella. Es entonces cuando comienza la hora del juicio final.

Debo agradecer al resto de madres que no se han sumado al curso intensivo de "cómo juzgar a la madre que deja ver Tik Tok a sus hijas", pensaran lo que pensaran. Pero de todas formas, he tenido que sumergirme en su enfoque surrealista de la situación y darle explicaciones de cómo sería la fiesta de cumpleaños, porque ella "debía estar bien informada de todo lo que se haría, ya que está totalmente en contra de esta aplicación, su hija no la consume y no quiere introducirla en ese mundo" 🤪.


La fiesta simplemente consistía en poner música y bailar, entre tantos otros juegos que quisieran hacer lxs niñxs. La verdad es que no veo mal que unx quiera saber en qué consistirá la fiesta a la que irán nuestros retoños. Así como me gusta que me respeten, yo también respeto otras formas de crianza, pero creo que con una simple pregunta, como por ejemplo: ¿Cómo será la fiesta?, era más que suficiente, no hacía falta todo lo demás.


Ahora, yo pregunto una cosa; ¿No hemos evolucionado bastante en cuanto a la educación emocional de lxs niñxs, como para saber que la prohibición es peor si quieres que algo no llame demasiado la atención de lxs peques? (no estamos hablando de hacerles probar drogas). Otra pregunta; ¿Es posible que un/a niñx se haga adictx a una aplicación, o a lo que sea, por asistir a un cumpleaños de un par de horas de duración, o eso se controla en casa y depende de cómo se lx eduque cotidianamente?.

Pues ¿saben qué?, lo estoy preguntando por pura cortesía, porque en mi humilde opinión, creo que si así fuera, todxs lxs niñxs que han festejado un cumpleaños en un Laser Shot, estarían a los tiros, y eso por suerte no ocurre.


Por lo tanto, cada unx con lo suyo, sin meterse en la vida de lxs demás, que para eso ya está el maldito covid y lxs políticxs que nos revientan, quiero decir, que nos gobiernan.



¡Salut! y vivamos como queramos. Eso sí, sin dañar a nadie.




  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
  • Pinterest Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
  • Instagram Social Icon