top of page

La amenaza a la cultura en España

Artículo publicado en Cadena Ibero News


LA AMENAZA A LA CULTURA EN ESPAÑA


El partido de extrema derecha, Vox, ha irrumpido en el panorama político español de la mano del Partido Popular (PP), con una agenda ideológica que pretende imponer su visión ultraconservadora de la sociedad. Uno de los ámbitos en los que ha intentado ejercer su influencia es el de la cultura, donde ha vetado obras de teatro, películas y exposiciones que no se ajustan a sus principios «morales» y religiosos. Esta censura cultural supone una forma de limitar la libertad de expresión y de imponer una visión única y excluyente de la realidad, que atenta contra la democracia y los derechos humanos.



¿Qué es la censura cultural y por qué es peligrosa?


La censura cultural es la acción de prohibir, restringir o manipular la producción, difusión o consumo de obras artísticas o culturales, por motivos políticos, religiosos, o ideológicos. El objetivo ex controlar el pensamiento y la opinión de la ciudadanía, y eliminar cualquier forma de disidencia, crítica o diversidad.


El peligro de este veto a la cultura es que impide el desarrollo de la creatividad, la diversidad y el pensamiento crítico, fomentando el dogmatismo, la intolerancia y el fanatismo. Además, vulnera el derecho a la libertad de expresión, que es uno de los pilares fundamentales de cualquier sistema democrático, y que implica el derecho a expresar y recibir información, opiniones e ideas de todo tipo sin interferencias ni coacciones.


¿Qué ha hecho Vox en el ámbito de la cultura?


Vox ha aprovechado su entrada en el poder municipal apoyado por el PP, partido con el que ha pactado en varias ciudades y comunidades autónomas, imponiendo medidas de prohibición a diversas obras artísticas, cancelando y retirando obras de teatro, películas y exposiciones que considera ofensivas, inmorales o contrarias a sus valores; y mostrando una especial animadversión hacia las obras que tratan temas como la diversidad sexual, la memoria histórica, el feminismo o el humor político.


Algunas de las censuras que ha llevado a cabo Vox en los ayuntamientos donde gobierna con el apoyo del PP, son:


  • En Valdemorillo (Madrid), la concejala de Cultura de Vox, Victoria Amparo Gil Movellán, canceló el estreno de la obra ‘Orlando’, de Virginia Woolf, previsto para noviembre, por considerar que atentaba contra la moral al mostrar el cambio de sexo del protagonista.


  • En Getafe (Madrid), el grupo municipal de Vox pidió retirar de la programación cultural la obra ‘La Villana de Getafe’, de Lope de Vega, por contener referencias sexuales explícitas y escenas obscenas, como la aparición de genitales de gran tamaño en el escenario.


  • En Briviesca (Burgos), el alcalde del PP, José Solas, apoyado por Vox y Ciudadanos, suspendió la representación de la obra ‘El mar: visión de unos niños que no lo han visto nunca’, sobre el maestro republicano Antoni Benaiges, fusilado en la Guerra Civil, alegando problemas de infraestructura.


  • En Santa Cruz de Bezana (Cantabria), la concejalía de Cultura, dirigida por Vox, con el beneplácito de la alcaldesa del PP, Carmen Pérez Tejedor, censuró la proyección de la película ‘La vida de Brian’, de los Monty Python, por considerarla una ofensa a los cristianos.


  • En Madrid, el grupo municipal de Vox presentó una moción para eliminar las subvenciones a las asociaciones LGTBI, a las que acusó de promover la “ideología de género” y de adoctrinar a los niños, y para prohibir el izado de la bandera arcoíris en los edificios públicos.


  • En Zaragoza, el grupo municipal de Vox exigió al alcalde del PP, Jorge Azcón, que retirara la exposición ‘La historia de la homosexualidad en España’, organizada por el Museo de Zaragoza y la Universidad de Zaragoza, por considerarla una “propaganda LGTBI” y una “injerencia en la intimidad de las personas”.


Estos son solo algunos ejemplos de la ofensiva cultural que el partido ha desplegado hasta el momento, pero no los únicos. Vox también ha intentado censurar libros, canciones, programas de televisión y otros productos culturales que le incomodan por sus contenidos y mensajes.


¿Qué podemos hacer ante la censura cultural?


Ante la censura cultural, es importante defender los espacios de diálogo, debate y encuentro, en los que se respeten todas las opiniones, las identidades y las expresiones artísticas. La cultura es una fuente de conocimiento, un patrimonio común de la humanidad que debe ser protegido, promovido y compartido. Nos permite conocer otras realidades, otras formas de ver el mundo, como así también experimentar diferentes emociones. La cultura nos sensibiliza, nos enriquece, nos divierte, y, lo más importante, nos hace reflexionar. Por eso, es necesario rechazar cualquier intento de censura cultural, y apoyar a los creadores y creadoras que se atreven a expresarse libremente, cuestionar el status quo, denunciar las injusticias, visibilizar la diversidad, reivindicar los derechos y generar conciencia social. La cultura es una herramienta de transformación, de resistencia y de esperanza. Es un derecho, pero también un deber.



bottom of page